martes, 18 de octubre de 2016

aun no llueve

aun no llueve


en mi alma pero mis ojos lo saben, que no hay agua que aguante
el dolor de esta madre tierra, aun asi ella da vida continua
nos sonríe en sus paisajes, sus plantas nos dan ese color
que nuestra mente necesita, para poder fluir en su equilibrio
de que no es todo blanco o negro, que los colores están en la vida
desde el mar a la tierra, en el aire, en las estrellas nos rodea todo un ser, de colores y vibraciones frescas, que se reciclan en su fluir,
fluyamos los humanos en nuestro caminar, para que los ojos de la madre tierra puedan llorar en su sequia de alegría, de sentir que su creación la quiere, como cualquier madre del mundo, estaría agradecida de sus hijos, si estos la amaran y cuidaran, ella lo da todo, cuando es amada, pero se revela y nos castiga cuando se enfada, hagamos entre todos un madre tierra mas agradable, sencillamente amándonos nosotros, hermanándonos como luz que somos, todos  en uno y uno en todos, esa es la ley de la creación, todo nace del mismo ovulo, haya en el infinito, todo nace con su voltaje de luz, para caminar y volver como un gran faro lleno de amor, amemos entonces desde la sencillez, del amigo del hermano, de el padre o la madre, desde la inteligencia que nos crece, dada por el ser supremo, para elevar nuestra luz, de que la consciencia, eta bien conectada a nuestro ser universal.

hanadriel azrael israel

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario