miércoles, 20 de diciembre de 2017

sigo caminando

sigo caminando


en el silencio de esos días que nadie te habla, sentado en una piedra, mirando hacia dentro de uno mismo, buscas el destino de las cosas que van pasando, porque todas ellas pasan para llevarte a alguna acción después, o sitio donde encontrar otras que encajen en esas primeras.


cuando tuve el primer sueño, que en el interprete, que algo había despertado en mi, fue ver un gran caballo alado, el cual volaba a mi alrededor, indicándome que hiciera lo mismo, ese fue mi despertar, el me llevo a investigar hasta llegar aquí, en este camino de luz y vidas humanas que llevan dentro su ser de luz, dormido muchos, esperando su despertar,  por eso digo que las señales nos van conduciendo a otros planos donde se nos abre puertas y dimensiones donde vamos viendo, amaneceres y le vamos dando sentido a la vida humana, el sufrimiento y el amor, el caerse y el levantarse, habiendo aprendido el porque nos caímos, si aprendemos los porqués de lo que nos pasa y nos deja avanzar, rechazaremos lo que nos retiene en algún sentido de la vida, pero lo difícil es ver y sentir si la consciencia, no esta equilibrada, en el sentido de que yo soy igual que tu, asi que tu eres yo, cuando comprendamos eso seres libres de entender los porque de la vida humana y su sentido, caminemos en el amor y la batalla, de ser mas humildes que el otro yo, y dejemos que el tu ese que nos separa del camino, haciéndonos mirar por encima del hombro a los de mas, sea tu otro yo, un igual a ti, que camina en su confusión despertando en su aprendizaje.


mi manera de ver la fe, es individual primero, uno tiene que sentir lo que quiere fluir en el camino, asi cuando varios se unen con un mismo sentimiento individual, sin ataduras de religiones y reglas, solo sentir y abrirse a lo que uno siente, nos daremos cuenta que todos sentimos de la misma manera el   AMOR.


israhel arrihel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

algo de amor

algo de amor recordaban mis besos tu cutis suave mis manos aquellas caricias entre tu piel mis ojos te examinaban llenos d...