martes, 27 de febrero de 2018

el caminante

el caminante


años llevo caminando en este mundo de círculos y estancias, de unos fenómenos paranormales que en el camino uno se va encontrando, solo con el sentir de que algo o alguien me conduce o me guía, también puedo utilizar la palabra me cuida, desde ese panorama, desde muy niño, que yo vaya recordando, siempre alguien ha estado cerca de mi, siempre otros me han llevado a el acantilado de la muerte, pero ese alguien que me acompaña nunca a dejado que eso sucediera, cuando uno llega a el limite de sus fuerzas, dicen que ven su propio destino, el mío era dictado por un ser o varios seres que me decían lo que tenia que hacer en ciertos momentos, aunque en muchos no les hacia caso porque no era consciente de lo que esas voces significaban, en el camino comité muchos errores y ellos también, ambas energías aprendimos que el ser humano, no es como aquel de Abram y sus descendientes, que la evolución de este ser humano lleva otras características,  que ya no llevamos rebaños a esos montes perdidos y  nuestras almas están mas despiertas a el ser de luz que nos suele saludar, asi que ellos en su guiar han aprendido, que no besamos por donde ellos pisaron anteriormente, que nos revelamos a veces a sus mensajes y esto ha echo que, que esos seres reflexionen, al igual que yo he reflexionado, que el ser humano tiene unos sentimientos que desarman cualquier furia celestial, ellos han aprendido que el hacernos sufrir ya no puntúa tanto, pero si nos dejan amar consiguen mas puntos en su entendernos, aunque seguimos con guerras por la avaricia de el poder y esas religiones pegajosas que todo lo enturbian en la simple belleza de la vida.


sigamos caminando en el fluir de nuestros sentimientos, con la naturalidad que el amor en nosotros mismo aflora, sin pedir nada a cambio, solo vivir y dejar que las puertas de nuestro sentido universal se abran, para que los mensajes nos lleguen y podamos oír las respuestas a nuestras peticiones, esas que hacemos para que nos den una vida mas floreciente y armoniosa, para que tengamos ese confort que nos deje ser felices en nuestros trabajos, en nuestras relaciones, si somos capaces de escuchar entonces , seremos capaces de encontrar el gran tesoro del universo, ser luz allí donde vayamos y entonces las puertas se nos abrirán, sin tener que luchar, contra corriente en muchos de los casos, pero la lección es dar amor y ser humildes, porque con esa lección tendremos aquello que nos haga felices y haremos felices a os demás.


israhel di arrihel


lunes, 19 de febrero de 2018

me quieres o solo me amas

me quieres o solo me amas


en el corazón yo siento
que una flecha me engancho
que su punta era de espuma
una espuma que se esfumo
al querer cogerla con la mano
uuuufffffff desapareció
porque el sentido no se toca
solo se siente en el corazón
como asi  en el alma 
se saborea en la boca
donde el flujo emana
desde ese amor que rinde
mi corazón y el querer
que suda mi espalda
del calor de un querer
que de tus manos
que acarician mis sentidos
en el corazón yo siento la mano
donde el sentir no tiene calma
cuando el cuerpo se estira
para luego buscar su calma
en ese momento de sentimiento
te pregunto me quieres
o simplemente me amas

valen

domingo, 11 de febrero de 2018

la milla mas corta

la milla mas corta


caminamos al encuentro de un misterio, que nuestro nacimiento y después la muerte deja en su larga milla, un recorrido en el cual todos los misterios del mundo, navegan con nosotros a la par y en paralelo a nosotros mismos, en ellos vamos buscando en nuestro despertar, cosas que nos den una pista o señal de vidas anteriores y el origen de ellas, de nuestros antepasados, de otras dimensiones y mundos en los que nuestro ser de luz pudo vivir alguna experiencia, rebuscamos en esas almas que por cualquier dificultad, no regresaron a su nivel de luz cuando sus cuerpos murieron, quedándose entres los seres de luz que ocupan cuerpos vivos, allí muchos de nuestros hermanos investigadores, acaparan su trabajo, intentado llegar a ellos a través de psicofonías y otros medios, otros buscan en la tierra, por debajo y encima de ella escarbando, sacando a la luz verdades como puños, de que la humanidad no fue creada en un jardín, llenos de arboles frutales, que no niego que los hubiera, ni que algún ser de luz diera vida a otros seres humanos allí, seria de mucho cinismo hacerlo, porque si anteriormente hubo otras civilizaciones, que mandaron en este reino animal, entre ellas los dinosaurios, cualquier otro ser pudo haber habitado en esos limites que ese libro dice, pero todo ello para dos humanos que a la primera de cambio fueron expulsados, bueno eso es otra historia.


vamos a el fin que nos lleva, a ese recorrido tan corto que algunos hacemos la milla mas corta, cuando tocado o despertado, por el motivo que sea, algunos se nos da el don, por decirlo de algún nombre de ver y sentir esas energías que a través de ese sentido nos dejan ver y oír, esos misterios a viva luz, del día y de la noche, ese recorrido tan corto que apenas sin cerrar los ojos percibimos, los mensajes en segundos tan breves que la calidad de ellos se nos hace, poco tangible a los ojos y oídos,  pero a veces cuando vas fluyendo en que eres algo especial para ellos y maduras tus sentidos, los segundos  se amplían y vemos y oímos, con mas nitidez, luego en sueños nos van abriendo puertas y nuestro gran libro de las vidas se abre, enseñándonos los caminos que hemos recorrido en la existencia corporal en muchas vidas, cuando llegamos a ese nivel de soñar empezamos a fluir y ellos se dejan ver en sueños y mas adelante en viva luz, si cuando estamos despiertos, nos van dejando sonidos y imágenes, de quienes somos y quienes son, de que quieren y que debemos hacer por ellos, y el amor en todos ellos siempre es el estado principal, hasta en lo que llamamos diabólicos y lucíferos, ellos también quieren su amor mejor dicho el nuestro, para recargar su poder en el universo, ahí esta nuestra milla mas corta, en la acción de conectar con otras dimensiones y abrir puertas para ver quienes son los mensajeros y sus mensajes, para después guiar a los investigadores de el misterio a eso camino, que son caminos natales de andar por casa, pero como estamos en una humanidad dormida por el ego y el poder, la supervivencia a toda costa y el llegar primero y siendo el mejor, cegamos lo mas importante el mensaje que somos cada uno de nosotros la luz y el amor.

israhel di arrihel

miércoles, 7 de febrero de 2018

el fin de la fe


el fin de la fe,

 

 es creer porque tu ser interior te enseña tu luz, esa luz que nace con todos de una forma individual, pero que cuando todos hablamos resulta que todos sentimos un igual dentro nosotros, ese igual es dios en su lagrima de luz, en su haz de luz, en su aura de luz, como veis siempre es luz, y esa luz es amor, hacia uno mismo y luego se retrata a los demás, porque si uno esta jodido y reniega de su fe, un día que a tenido malo, no es pecado, es un día en el que el cuerpo humano se revelo, siempre que la conducta sea humilde y sencilla, no hagáis de este párrafo sangre en la que no me he metido







de cualquier persona que valiente salgo a conocerse así misma, siempre habrá prioridades y malos tiempos días para recordar y al final de cada tramo amor que recoger, somos muchas las personas que caminamos en este encuentro de nuestro interior, investigando los porqués de tantas cosas extrañas nos pasan a nosotros y a otros no, porque nos sentimos distintos ya desde muy jóvenes, todo esto suele ser común en muchos de nosotros, mas diría yo en muchos de los que a lo largo de el camino, cuando lo llevan a cabo, son elegidos para cambiar el sentido espiritual de las creencias, acabando con ese fanatismo religioso que nos ha envenenado a todos, si envenenado a todos durante siglos , uno tras otro, nos han dado ordenes de como debíamos sentir y creer, lo que era pecado en ese momento y cuando ese pecado ya no lo era, así siglos que nos han tenido enmudecidos, y lo malo es que aun arrastran a millones de personas y entre ellas algunas muy jóvenes que no ven el sentido espiritual de esa cadena, una cadena que es esclavizar a ,os feligreses, para que le alimentemos en sus mentiras.




desde mi humilde palabra, desde el sentimiento y el haber sido testigo, de la frialdad que estos religiosos, y digo estos metiendo en el mismo saco a todas esas religiones que priven ser libre a cualquier persona, en sus creencias y sentimientos, porque el fin de tener fe es sentirla dentro de uno, no que te la implante y loores por ella, no que te dobleguen al imponerte otras cosas a cambio.







el fin de la fe, es creer porque tu ser interior te enseña tu luz, esa luz que nace con todos de una forma individual, pero que cuando todos hablamos resulta que todos sentimos un igual dentro nosotros, ese igual es dios en su lagrima de luz, en su haz de luz, en su aura de luz, como veis siempre es luz, y esa luz es amor, hacia uno mismo y luego se retrata a los demás, porque si uno esta jodido y reniega de su fe, un día que a tenido malo, no es pecado, es un día en el que el cuerpo humano se revelo, siempre que la conducta sea humilde y sencilla, no hagáis de este párrafo sangre en la que no me he metido, porque el que roba y mata, eso es maldad humana, el que miente y hace daño a su prójimo, eso es maldad humana, eso no es un mal día, un mal día es que pases de ayudar a alguien en tu camino, pero al día siguiente ayudas a dos o a tres.




yo predico el sentir individual de el ser como espíritu, el reencuentro como tal, el reconocerse así mismo y cuando esto esta en sus sentidos el reconocer a los demás en el mismo camino y nivel de sentido espiritual, eso es lo que yo predico, luego a través de esto llega el amor, el que nos damos a nosotros mismos para cuidarnos y el que damos y recogemos de los demás para cuidarnos unos a otros, porque si nosotros no estamos bien interiormente, nada podemos inyectar a os que queremos ayudar, porque nuestro malestar nos impide abrir nuestra luz en toda su vela.




israhel di arrihel

 

para la red

poema para la red  escrito en el 2010 un día en ti entre tu el camino libre me dejaste un día en ti entre, vi en mi ca...