martes, 27 de febrero de 2018

el caminante

el caminante


años llevo caminando en este mundo de círculos y estancias, de unos fenómenos paranormales que en el camino uno se va encontrando, solo con el sentir de que algo o alguien me conduce o me guía, también puedo utilizar la palabra me cuida, desde ese panorama, desde muy niño, que yo vaya recordando, siempre alguien ha estado cerca de mi, siempre otros me han llevado a el acantilado de la muerte, pero ese alguien que me acompaña nunca a dejado que eso sucediera, cuando uno llega a el limite de sus fuerzas, dicen que ven su propio destino, el mío era dictado por un ser o varios seres que me decían lo que tenia que hacer en ciertos momentos, aunque en muchos no les hacia caso porque no era consciente de lo que esas voces significaban, en el camino comité muchos errores y ellos también, ambas energías aprendimos que el ser humano, no es como aquel de Abram y sus descendientes, que la evolución de este ser humano lleva otras características,  que ya no llevamos rebaños a esos montes perdidos y  nuestras almas están mas despiertas a el ser de luz que nos suele saludar, asi que ellos en su guiar han aprendido, que no besamos por donde ellos pisaron anteriormente, que nos revelamos a veces a sus mensajes y esto ha echo que, que esos seres reflexionen, al igual que yo he reflexionado, que el ser humano tiene unos sentimientos que desarman cualquier furia celestial, ellos han aprendido que el hacernos sufrir ya no puntúa tanto, pero si nos dejan amar consiguen mas puntos en su entendernos, aunque seguimos con guerras por la avaricia de el poder y esas religiones pegajosas que todo lo enturbian en la simple belleza de la vida.


sigamos caminando en el fluir de nuestros sentimientos, con la naturalidad que el amor en nosotros mismo aflora, sin pedir nada a cambio, solo vivir y dejar que las puertas de nuestro sentido universal se abran, para que los mensajes nos lleguen y podamos oír las respuestas a nuestras peticiones, esas que hacemos para que nos den una vida mas floreciente y armoniosa, para que tengamos ese confort que nos deje ser felices en nuestros trabajos, en nuestras relaciones, si somos capaces de escuchar entonces , seremos capaces de encontrar el gran tesoro del universo, ser luz allí donde vayamos y entonces las puertas se nos abrirán, sin tener que luchar, contra corriente en muchos de los casos, pero la lección es dar amor y ser humildes, porque con esa lección tendremos aquello que nos haga felices y haremos felices a os demás.


israhel di arrihel


No hay comentarios:

Publicar un comentario

algo corto

algo corto desde el silencio de mi mente, voy navegando en las entrañas de un universo cercano, en el cual todo se mueve a un mism...