miércoles, 7 de febrero de 2018

el fin de la fe


el fin de la fe,

 

 es creer porque tu ser interior te enseña tu luz, esa luz que nace con todos de una forma individual, pero que cuando todos hablamos resulta que todos sentimos un igual dentro nosotros, ese igual es dios en su lagrima de luz, en su haz de luz, en su aura de luz, como veis siempre es luz, y esa luz es amor, hacia uno mismo y luego se retrata a los demás, porque si uno esta jodido y reniega de su fe, un día que a tenido malo, no es pecado, es un día en el que el cuerpo humano se revelo, siempre que la conducta sea humilde y sencilla, no hagáis de este párrafo sangre en la que no me he metido







de cualquier persona que valiente salgo a conocerse así misma, siempre habrá prioridades y malos tiempos días para recordar y al final de cada tramo amor que recoger, somos muchas las personas que caminamos en este encuentro de nuestro interior, investigando los porqués de tantas cosas extrañas nos pasan a nosotros y a otros no, porque nos sentimos distintos ya desde muy jóvenes, todo esto suele ser común en muchos de nosotros, mas diría yo en muchos de los que a lo largo de el camino, cuando lo llevan a cabo, son elegidos para cambiar el sentido espiritual de las creencias, acabando con ese fanatismo religioso que nos ha envenenado a todos, si envenenado a todos durante siglos , uno tras otro, nos han dado ordenes de como debíamos sentir y creer, lo que era pecado en ese momento y cuando ese pecado ya no lo era, así siglos que nos han tenido enmudecidos, y lo malo es que aun arrastran a millones de personas y entre ellas algunas muy jóvenes que no ven el sentido espiritual de esa cadena, una cadena que es esclavizar a ,os feligreses, para que le alimentemos en sus mentiras.




desde mi humilde palabra, desde el sentimiento y el haber sido testigo, de la frialdad que estos religiosos, y digo estos metiendo en el mismo saco a todas esas religiones que priven ser libre a cualquier persona, en sus creencias y sentimientos, porque el fin de tener fe es sentirla dentro de uno, no que te la implante y loores por ella, no que te dobleguen al imponerte otras cosas a cambio.







el fin de la fe, es creer porque tu ser interior te enseña tu luz, esa luz que nace con todos de una forma individual, pero que cuando todos hablamos resulta que todos sentimos un igual dentro nosotros, ese igual es dios en su lagrima de luz, en su haz de luz, en su aura de luz, como veis siempre es luz, y esa luz es amor, hacia uno mismo y luego se retrata a los demás, porque si uno esta jodido y reniega de su fe, un día que a tenido malo, no es pecado, es un día en el que el cuerpo humano se revelo, siempre que la conducta sea humilde y sencilla, no hagáis de este párrafo sangre en la que no me he metido, porque el que roba y mata, eso es maldad humana, el que miente y hace daño a su prójimo, eso es maldad humana, eso no es un mal día, un mal día es que pases de ayudar a alguien en tu camino, pero al día siguiente ayudas a dos o a tres.




yo predico el sentir individual de el ser como espíritu, el reencuentro como tal, el reconocerse así mismo y cuando esto esta en sus sentidos el reconocer a los demás en el mismo camino y nivel de sentido espiritual, eso es lo que yo predico, luego a través de esto llega el amor, el que nos damos a nosotros mismos para cuidarnos y el que damos y recogemos de los demás para cuidarnos unos a otros, porque si nosotros no estamos bien interiormente, nada podemos inyectar a os que queremos ayudar, porque nuestro malestar nos impide abrir nuestra luz en toda su vela.




israhel di arrihel

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

el amor

el amor luz de toda creación y conocimiento, lleno de sentimientos que fluyen como el viajar del viento, camino que todo ser debe ...